¿Por qué Estudiar “Las Sagradas Escrituras”?

LA BIBLIOLOGÍA.

La Bibliología puede entenderse como el “estudio de la Biblia”, Una revelación de Dios al hombre. Analiza aspectos como su Naturaleza, su Origen, su Inspiración, su Autoridad y su Canon.


¿Por qué Estudiar la Biblia?

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra..” 2 Tim. 3:16-17  (NTV)

Queridos hermanos, para saber porque debemos estudiar “Las Sagradas Escrituras”, debemos comprender primeramente que toda la Escritura es “Inspirada por Dios”.

Para tener un mejor entendimiento voy a definir los términos “Escritura” e “Inspirada”

  1. El término Escritura (Griego, graphe) podría ser usado en un sentido general de escrito, o en un sentido técnico de Escritura, como “las Palabras de Dios”. La palabra “graphe” es usada 51 veces en el Nuevo Testamento y siempre se refiere a las Palabras de Dios, los libros autorizados. (1)
  2. La frase “inspirada por Dios” es de una sola palabra Griega (theopneustos). Esta es la única vez que esta palabra es usada en el Nuevo Testamento.

Theopneustos está compuesta por dos palabras Griegas: Theos (Dios) y pneo (aliento). Benjamin B. Warfield ha señalado que la palabra enfatiza el origen de la Escritura; eso es el “Aliento de Dios”, el producto del aliento creativo de Dios. (2)

Comprendiendo los significados anteriores, podemos observar que debemos Estudiar “Toda la Escritura” ya que la Escritura es el “Aliento de Dios” y la “Autoridad” establecida para todo cristiano.

CINCO RAZONES PARA ESTUDIAR LAS SAGRADAS ESCRITURAS


  1. La Biblia es la Palabra de bendición para los que la oyen y la guardan; y de salvación a todo aquel que cree en el evangelio que trasmite. (Lucas 11:28; Romanos 1:16.)
  2. La Biblia nos lleva a la verdad y a la obediencia para que seamos libres del pecado.  (Juan. 8:31-32; 1 Pedro. 1:22).
  3. La Biblia es la Palabra de Dios, que da crecimiento espiritual; como leche pura alimenta al recién nacido y también le da alimento solido a los que alcanzan madurez  (1 Pedro. 2:1-2; Hebreos. 5:12-14).
  4. La Biblia nos enseña a ser hacedores de la Palabra y no solamente oidores, ya que la Palabra es el espejo que nos muestra como estamos delante de Dios (Santiago. 1:21-25).
  5. La Biblia es la espada de Dios que le da la victoria al Cristiano y alumbra su camino (Efesios 6:17; Salmo 119:105.)

Hemos visto que la Biblia es un libro que no es sólo para leerse, si no que es un libro para estudiarse, con el fin de poder ser aplicado a la vida de cada creyente.

   También podemos ver en las páginas de las escrituras la gran “Revelación” que nos ha dado nuestro amado Dios, miremos algunos aspectos importantes que nos revelan las “Sagradas Escrituras”:

  1. Salmo 19:1-4, Según esta Escritura, la existencia y el poder de Dios pueden ser vistos claramente al observar el universo.
  2. Romanos 1:20, La Escritura nos muestra que el eterno poder y la naturaleza divina de Dios son “claramente visibles” y “entendidas” por medio de las cosas hechas, y que no hay excusa por negar estos hechos.
  3. Hebreos 1:1-3, Finalmente esta Escritura nos resume toda la revelación de Dios en la Persona de Jesucristo, Dios hecho Hombre.

     La revelación más grande que Dios nos muestra en las “Sagradas Escrituras” es la Revelación de su amado Hijo en carne, quien vino a morir por los pecados de la Humanidad para darnos salvación. Al leer las “Sagradas Escrituras” podemos confiar fielmente que estas han sido “Inspiradas por Dios”, y que es la “Autoridad” que él nos ha dejado para que caminemos fielmente en sus veredas y para  que en ellas podamos encontrar la “Revelación” final de su Amado Hijo Jesús.

     Si no leemos la Biblia, fácilmente nos podrían engañar porque estamos en este mundo donde abunda la falsedad. Y sabemos que el engaño no procede de Dios, sino de Satanás (Juan 8:44). Cuando Cristo venció al Diablo, en el desierto, lo venció con la Biblia, porque le decía: “Escrito esta…” (Mateo 4:4, 7,10). Viendo de esta manera, la Biblia también es un arma espiritual para protección nuestra.

     La Biblia Fue inspirada por Dios para guiar al Hombre a la Salvación; es decir a Cristo. Los profetas, al escribir, fueron inspirados por el Espíritu de Cristo. (1 Pedro 1:10-11). De modo que, aún la oración es una comunión con Cristo incompleta  sino va acompañada con la Biblia.


1.  H.S. Miller, General Bíblica Introduction, pág. 44-46
2. ISBE, II: 839 y sig.