PERFIL ESPIRITUAL DE UN LÍDER CRISTIANO


"Un líder cristiano exitoso pero ensoberbecido,
es en realidad un líder fracasado

Pastor: Fulgencio Pech Jiménez
==============================

¿Cuál podría ser la definición de un líder? Un líder es una persona que actúa como guía o jefe de un grupo. Para que su liderazgo sea efectivo, el resto de los integrantes deben reconocer sus capacidades.

El líder tiene la facultad de influir en otros sujetos. Su conducta o sus palabras logran incentivar a los miembros del grupo para que trabajen en conjunto por un objetivo común.

No a todos les gusta la palabra “Líder” para referirse a un guía espiritual o a un servidor dentro de la iglesia. Algunos prefieren la palabra “Siervo” o “Servidor”. Sin embargo, la palabra “líder”, es más comprensible en nuestro entorno. Así que, hablaremos de las cualidades espirituales que debe tener un guía o servidor dentro de la iglesia, pero el mensaje tiene por título: “El perfil espiritual de un líder cristiano”.

Si quisiera hablar simplemente del perfil de un líder podría decir que el líder debe ser:

  • Optimista, para contagiar entusiasmo.
  • Hábil, Para desenvolverse, como un pez en el agua, en medio de cualquier situación.
  • Convincente, para conseguir que las personas piensen o actúen de una manera diferente a la que inicialmente lo hacían.
  • Creativo, para aportar nuevas ideas que ayuden a alcanzar más cantidad y calidad de resultados.
  • Perseverante, para no desanimarse ante algún fracaso, error o carencia.
    Intrépido, para no amedrentarse ante los desafíos.

¿Quién no quisiera tener un líder con esas cualidades?

Sin embargo, cuando se trata de un líder espiritual, este necesita un carácter con cualidades mucho más sublimes. Y ya que muchos tenemos el gran privilegio de servir a nuestros hermanos con algún nombramiento o sin él, meditemos en “El perfil espiritual de un líder cristiano”.

I. Salvación Evidente:

El líder cristiano no solamente debe confesar que es salvo, también debe demostrarlo:

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Efesios 4:1-3)

II. Elección y llamado Especial de Dios:


En la iglesia existen deberes que a la vez son privilegios que todos debemos practicar, porque todos hemos sido llamados para servir de manera general, en cosas como: Compartir el evangelio, visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, o alabar a Dios durante los cultos. Pero Dios, también ha repartido dones espirituales y ha hecho llamados a ministerios específicos.

A- Dones espirituales:

Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?” (1 Corintios 12:28)

B. Llamados a ministerios específicos:

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jeremías 1:5)

Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles…” (Gálatas 1:16)

III. Fe en que Dios es realmente quien dice ser:

Entre otras cosas:

  • El líder cristiano debe creer que Dios es Fiel: Tanto para cumplir sus advertencias, como para hacer efectivas sus promesas.
  • El líder Cristiano debe creer que Dios es Justo: Nunca dará por inocente al malvado y traerá a juicio todo pensamiento, toda obra y toda omisión de cumplimiento de Su Palabra.
  • El líder cristiano debe creer que Dios es Misericordioso: Que no desprecia a ningún corazón contrito y humillado, y que se compadece de nosotros como el padre se compadece de sus hijos.
  • El líder cristiano debe creer que Dios es Omnisciente:  Que no hay nada oculto ante sus ojos, que aún no está la palabra en nuestra lengua y Él ya la conoce, y que nuestros secretos más escondidos le son absolutamente conocidos.
  • El líder cristiano debe creer que Dios es Todopoderoso: Capaz de abrir el mar o de hacer llover fuego para consumir un holocausto a fin de cumplir con sus propósitos.

IV. Obediencia a la Palabra de Dios:

La obediencia a la Palabra de Dios es un resultado de creer que Dios es quien dice ser. Además, la obediencia a la Palabra de Dios es la garantía para el éxito de un líder cristiano:

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Josué 1:8)

Ni el entrenamiento, ni la valentía, ni la creatividad, ni el esfuerzo, ni la perseverancia y ni siquiera la oración, pueden suplir la obediencia a la Palabra de Dios.

V. Amor intencional a las Ovejas del Señor:

El amor a las ovejas del Señor es indispensable para el líder cristiano, porque el liderazgo en Cristo se trata de un servicio a nuestros hermanos en la fe. Pero, el amor a las ovejas del Señor tiene que ser intencional, por tres razones:

  1. Muchas ovejas no inspiran al líder como para que las ame y sirva.
  2. El líder cristiano es una persona imperfecta que tiene que batallar con su propio corazón egoísta y orgulloso.
  3. El amor al prójimo no es un sentimiento natural sino un mandamiento del Señor que requiere de una decisión del líder.

El líder cristiano ha de amar a las ovejas del Señor, no porque le nace amarlas sino porque en obediencia a la Palabra de Dios decide hacerlo.

VI. Amor a la Obra de Dios:

El pueblo y la iglesia de Dios están descritos en la Biblia como una viña que necesita labranza, un edificio que requiere de ser construido o un rebaño que necesita ser apacentado.

En cualquier caso, cada figura indica que Dios ama lo que está haciendo y ama a aquellos a quienes está labrando, construyendo o apacentando.
En cualquier caso, cada figura representa una obra de Dios que necesita de trabajadores y un líder cristiano es precisamente un obrero del Señor.

Un líder que no ama la obra de Dios, no solamente no da evidencia de ser un líder cristiano, sino que tampoco da evidencia de ser un cristiano. El amor a la obra de Dios también tiene que ser deliberado, porque no se da naturalmente por el solo hecho de ser cristianos, tenemos que procurarlo intencionalmente. Un líder cristiano que entiende bien su función, llorará muchas veces por la obra del Señor como lo hacía el apóstol Pablo o se arriesgará como Moisés que un día se puso entre el pueblo y Dios para interceder de una manera temeraria:

Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito” (Éxodo 32:31,32) Pero, por encima de todas las cualidades que debe tener un líder cristiano está el…

VII. Amor a Dios.

Todas las cualidades antes mencionadas quedarían eclipsadas si un líder cristiano no fuera motivado por un profundo amor a su Dios. En tal caso todo lo demás sería sólo apariencia. La pregunta más importante que todos los que ejercemos algún liderazgo debemos hacernos hoy y siempre es:

¿Amo a Dios con todo mi corazón, mi alma, mi mente y mis fuerzas? Porque nuestro amor a Dios es el motor que debe mover todo nuestro liderazgo. Cualquier otra motivación sería egoísta y por lo tanto abominable delante del Señor. Si no nos motivara el amor a Dios, cualquier éxito sería fatal para nosotros mismos, porque nos llenaría de auto complacencia, arrogancia o adicción a la religión.

El éxito en la obra de Dios, llena al líder de auto complacencia cuando lo hace por amor a sí mismo. También le produce arrogancia cuando lo motiva un espíritu competitivo. Y la adicción a la religión se produce cuando el líder solamente usa el liderazgo como un escape a sus propios problemas y no por un profundo deseo de ver a Dios complacido.

CONCLUSIÓN:

Es muy posible que los hermanos que quedaron en el cuadro de organización para el 2015, reconozcan que no cuentan con el perfil espiritual del cual hemos hablado.
Si este fuera el caso, les felicito por no engañarse a sí mismos, ya que ningún líder cristiano llena totalmente todas las exigencias espirituales que la Biblia nos demanda.

Sin embargo, creo que Dios no nos llamó porque somos capaces, sino porque quiere glorificarse capacitándonos.

Moisés, Gedeón, Jeremías y otros siervos de Dios, reconocieron su incapacidad al momento de ser llamados, sin embargo, usados por el Señor cumplieron con el liderazgo que se les encomendó.

Una de las bendiciones del liderazgo cristiano es, que en cierta manera, se parece al matrimonio, porque con sus grandes desafíos nos ayuda en nuestra consagración y santificación.

Quiero terminar este mensaje con un compromiso y una recomendación. El compromiso es que mientras el Señor me lo permita, estaré a sus órdenes a la hora en que me necesiten y me llamen para asesorarles o apoyarles espiritualmente de manera muy especial. Y la recomendación, es que oren y procuren una de las virtudes más indispensables para todo líder cristiano:

HUMILDAD: Humildad para reconocer sus errores; Humildad para reconocer que no lo sabe todo; Humildad para cuando la gente no aprecie su trabajo; Y humildad para cuando hayan hecho todo de manera excelente, porque nunca debemos olvidar la enseñanza del Señor:

"¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos” (Lucas 17:7-10)

Recuerden siempre que un líder cristiano exitoso pero ensoberbecido, es en realidad un líder fracasado.

"RC. Columna y Baluarte"
FULGENCIO PECH J.